EL 2% DE LAS IMPUTACIONES DE LA RENTA

Las imputaciones de renta se generan cuando poseemos la titularidad de varios inmuebles y Hacienda obliga por tanto a imputarse en el IRPF unas “rentas presuntas“ , concretamente un 2% de su valor catastral , excepto cuando dicho valor ha sido actualizado dentro de los 10 años anteriores , que el porcentaje baja al 1.1 %.

Esa renta hay que imputárselas salvo cuando se trate de la vivienda habitual , de inmuebles arrendados o de inmuebles afectos a actividades económicas que se puedan ejercer en ellos .

También existen otras excepciones como los inmuebles que estén aún en construcción , el suelo no edificado , ni aquellos que por razones urbanísticas no sean susceptibles de uso.

En estos últimos se incluyen aquellos que no dispongan de licencia de primera ocupación por incumplir la normativa o que se encuentren en un estado ruinoso, circunstancia que habrá que acreditar.

En este punto existe bastante polémica con los criterios aplicados por Hacienda al respecto, puesto que existen multitud de parcelas en las que no existe una vivienda como tal, pero sí algún tipo de edificio auxiliar, como pequeños almacenes, casetas, almacenes de labranza,…etc.

Es habitual que estas edificaciones no consten de Declaración de Obra Nueva, es decir, que no están registradas, pero hoy en día, con los avances tecnológicos, Hacienda detecta con facilidad su existencia. De hecho, si queremos consultar si se tienen constancia en Catastro de una edificación, podemos verlo en su página web, a través de la ortofoto aérea en el siguiente enlace: http://www.ovc.es

En estos casos no existe imputación de las rentas puesto que los elementos descritos anteriormente no son susceptibles de legalización alguna , ni tampoco son susceptibles de uso por razones urbanísticas por tanto no procederá el 2% o el 1.1 % mencionados.

De todas formas hay que ir con cuidado puesto que como ya se ha comentado Hacienda aplica un criterio restrictivo respecto a la consideración de esta renta, en este sentido argumentando que aunque esos edificios se hayan construido de forma ilegal o en suelo en el que no se podía edificar, siempre serán susceptibles de uso por el contribuyente y es ahí donde pueden surgir los problemas y habrá que defenderse.

 

Seguimos     

Deja un comentario